Köln

domingo, 19 de diciembre de 2010

Semana del 29 de noviembre. ¡Vamos a esquiar!



El lunes después de quedar con Xisca y Lio para dar una vuelta por el Weihnachstmarkt de Rudolplatz, nos metimos en una galería enorme para tomar un café calentito, ya que en la calle nevaba y hacía un frío considerable.

Lio y yo haciendo una guerra de nieve
Xisca y yo en el Weihnachstmarkt
Vinieron a mi casa y después quedamos un grupo para ir a ver el partido del F.C Barcelona vs. Real Madrid. Llegamos con el partido empezado, y ya se encontraban en el sitio todos los españoles. Los malditos alemanes iban con el Barça….¡Qué mal criterio!

Bueno para quien no vio el partido…el resultado fue 0-5 aplastante victoria del equipo azul-grana… Después del nefasto partido, nos fuimos a casa, pero con una guerra de nieve incluida…¡Da gusto poder disfrutar de este regalo invernal! Estuvimos después un rato en casa de Tomé y luego me quedé tomando un chocolate caliente con Eloy.
El martes estuve buscando distintos autobuses para poder llegar a Munich, Ingolstadt o Leipzig, ya que salió un viaje muy apetecible a Austria…Era de ski+fiesta…Un plan indudablemente apetitoso…No salimos ese día a nuestro flamante irlandés…

El miércoles día de clases y de ir contra reloj para encontrar una forma barata de llegar a Austria…Tuvimos que decir adiós al viaje ya que no encontramos una forma viable de llegar a cualquiera de los lugares que mencioné antes…No obstante nos salió otro plan: Winterberg; un pueblo a unas 2h de Colonia, con pistas de eski (que abrían ese mismo finde) y mucho más barato. Por la noche fuimos a la fiesta del día Nacional del Sida en la discoteca Luxor. Fui con Lio y Fer, y luego allí nos juntamos con Eloy, Ciancas, Gus…Estuvo muy divertida la fiesta ya que hicieron un sorteo donde todos los regalos eran eróticos, y las “azafatas” eran travelos…El resultado de la noche fue: más de 7 condones, mucho lubricante, una vela-pene y más de 26 euros en phands…Me volví a casita con dos de mis mosqueperros…
El jueves dimos el ok al viaje de ski…Madre mía llevaba más de 7 años sin esquiar…¡Estaba emocionadísima! Después de clase me fui a la zona de tiendas y me compré un equipo entero: pantalón, chaqueta, guantes, gafas…Tenía todo en Madrid y necesitaba todo con urgencia. Eloy también se compró un pantalón y un gorro con su respectivo pon-pon, para inaugurar la temporada 2010/2011 de ski/show. Por la tarde/noche estuvimos en la uni, ya que habían organizado una fiesta de navidad con Glühwein, dulces, música, karaoke…Como siempre los españoles en primera línea, aprovechando todo lo GRATIS… Nos lo pasamos bien, jugando al futbolín (con bolitas de chocolate para no pagar 0’20ct!,), cantamos alguna que otra canción e hicimos improvisaciones…Nos fuimos cuando acabó y me fui más o menos pronto a dormir ya que al día siguiente nos íbamos a skiarrrrr!!!

El viernes me levanté con tiempo de sobra para hacer la maleta…Todavía me sigo sorprendiendo de mi misma; tengo la capacidad de meter en espacios diminutos, cantidades de ropa exageradas, y sin que esté a reventar. Desayuné…desperté a Eloy más de dos veces y a eso de la 1 pasaron a recogernos Ana, Jaime y Gus en el coche que habíamos alquilado…Un Mercedes clase C…sino recuerdo mal…Estaba emocionada como una enana…Hasta que salimos de Colonia dimos varias vueltas, pero una vez en marcha y con la ayuda del GPS llegamos sin problema. El viaje no se hizo nada pesado…íbamos comiendo, escuchando música, hablando, viendo como poco a poco el paisaje se iba haciendo más blanco…
A eso de las 16:30 llegamos a Winterberg, más exactamente al pueblo de Züschen. Conocimos a los entrañables abuelitos que nos habían alquilado la casa…Era todo como de cuento…Nevado, con la decoración navideña, entre montañas, pinos…La casa era perfecta….Tenía dos habitaciones, una cocina, baño, y SALÓN CON TELE…Madre mía desde que somos Erasmus no sabemos que es eso de reunirse en torno al sofá y echar horas viendo la caja tonta…Echamos a suertes quien tenía que dormir en la cama supletoria…y tchan! Le toco al pobre Gus…Después nos fuimos a hacer la compra, y volvimos a casa para hacer la cena….Comimos ricos spaghettis, y para la sobre mesa, Ana nos enseñó a jugar al PUEDO…Un juego muy adictivo…No nos fuimos muy tarde a dormir, pero estar cotorreando con Ana no me lo quitó nadie…

El sábado nos levantamos escalonadamente…Entre las 7:15 y las 8:00…Nos duchamos y desayunamos fuerte para aguantar el largo día que nos esperaba (bocadillo de toritilla incluido). Además llevábamos twix en el bosillo interior de la chaqueta (para cuando nos entrara la gusa), muchos calcetines, leggins, y un gorro q dejaba asomar la naricilla… Tan bien abrigados, tomamos rumbo a pistes!

Cogimos el coche (y menos mal que lo teníamos) rumbo a la tienda de alquiler de botas, de esquís y de tablas de show…Como habíamos estado el día anterior echando un ojo fuimos bastante rápido. Ya con todo el esquipo nos enfrentamos a la primera percha. Madre mía hacía como 7 años que no esquiaba, ¡DESDE QUE FUI A BOI TAÜL CON EL CEU!

Recordaba bastante, pero la técnica estaba un poco confusa y con muchos errores…Empezamos a bajar pistas, y según iban pasando las horas, las caidas iban aumentando, a la par que la diversión. El momento cumbre llegó con una pista negra que tenía una ladera de hielo y hubo que bajarla “con los cantos” de los esquís…



Menos mal que Ana estuvo haciendo de teacher, se alo agradecí un montón; iba viendo los fallos y me iba corrigiendo ;). A eso de las 16:30 cerraban la mayoría de los remontes…Nos fuimos al coche, comimos algo y luego pasamos por el Lidl para comprar la cena y antes de ir a casa pasamos por un mercadillo navideño. Los chicos cocinaron unas ricas hamburguesas, jugamos de nuevo a “puedo”  y luego nos fuimos a dormir…

Con Ana en el remonte
El domingo según Gus íbamos a estar en pie a las 6:45, algo que nunca se cumplió y llegamos a pistes a las 10:30…Tuvimos un día de mucha nieve virgen, ya que había nevado muchísimo durante la noche anterior, por lo que aprovechamos el día a tope.
Hicimos un descanso en el kiosk de una de las pistas y luego proseguimos…
Fue un día de estar más en el suelo que encima de los esquís, algo que se notaría en los múltiples moratones que aparecieron por mi cuerpo. Al cierre, estábamos muertos, repusimos fuerzas en el McDonalds, donde me di la última GRAN caida del viaje y después nos dispusimos a volver, con mala suerte al principio ya que el coche se nos quedó atascado y no tiraba más…Eloy y Jaime intentaron que el coche andara subiendose en el capó (para contrarestar peso), junto con la pericia de Gus, pero tuvimos que dar media vuelta y buscar un nuevo camino. Cayó una gran nevada de vuelta a Köln pero cuando llegamos no había más que muchos charcos.
Fue un gran finde, con anécdotas, que son creo, las chispas de los viajes. :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario